domingo, 10 de noviembre de 2019

Historia de las Lenguas | El Umlaut Alemán y sus orígenes fonológicos

La lengua alemana es conocida en todo el mundo por su complejidad gramática pero a su vez también por cómo ésta suena.

Una de las características sonoras del alemán que lo hacen diferenciarse de otras lenguas es el Umlaut.

*


¿Qué es el umlaut alemán? ¿Cuál es su origen? ¿Existen algunas reglas para saber cuándo usar umlaut y en qué palabras? 

¡Echémosle un vistazo a la historia de la lengua alemana para desvelar la verdad!






Si sabéis alemán, ya sabréis lo que el umlaut es. Si no, aquí os dejo un bonito ejemplo - un pequeño texto lleno de umlauts escrito por Salgi:

Die süße Hündin läuft in die Höhle des Bären, der sie zum Teekränzchen eingeladen hat, da sie seine drei schönen Krönchen gerettet hat, was sie wie folgt angestellt hat: Sie läuft über einen Fluss und tötet alle grünen Frösche, die über die Krönchen wachen, so hat sie diese schönen Krönchen gerettet.

Lo que en español reconoceríamos como diéresis es lo en alemán llamamos umlaut. O dicho más simple, cuando vemos dos puntitos sobre una vocal, nos encontramos ante un umlaut.



La palabra umlaut es obviamente de origen alemán y se compone de la preposición um y de la palabra Laut.

Mientras Laut puede ser traducido simplemente como sonido, um es una preposición que vendría a querer indicar una idea de cambio o alteración, en este caso. Así pues, podemos decir que un umlaut es, dicho simple, la alteración de un sonido en una palabra.

Sabiendo esto, no es difícil asumir que las vocales A, O y U se pronunciarán de manera distinta cuando sobre éstas veamos un umlaut: Ä, Ö y Ü.

Para los que no conozcáis la pronuncia de estas vocales, aquí os dejo una clara visualización utilizando el Alfabeto Fonético Internacional (IPA):

A, a  →  Ä, ä
[a] / [aː]  →  [ɛ⁠] / [ɛː]

O, o  →  Ö, ö
[ɔ⁠] / [oː]   →  [⁠œ⁠] / [⁠øː]

U, u  →  Ü, ü
[ʊ⁠] / [uː]  →  [ʏ⁠] / [yː]


Nada más echándole un vistazo a la representación fonética de los sonidos y su variación alterada o umlaut, no es difícil ver el patrón: las vocales posteriores se transforman en vocales anteriores.

Las vocales posteriores son ésas que son producidas en la parte trasera o posterior en nuestra boca, mientras que las vocales anteriores son producidas en la parte frontal o anterior en en nuestra boca.

Esto es un punto importante, pero por ahora lo dejaremos a un lado. De momento, pasemos a hablar sobre las ocasiones en que usamos el umlaut.



Uno de los casos más conocidos en cuanto al uso del umlaut en palabras es la formación del plural de ciertos sustantivos.

Ésta no es la única ocasión en la que usamos umlauts, obviamente, ni tampoco todos los sustantivos en alemán forman el plural añadiendo umlaut.

Mientras que conocer las reglas para saber cuándo usar el umlaut y cuándo no sería el santo grial de la lengua alemana, siento mucho deciros que dichas reglas no existen.

Si bien es verdad que algunas palabras que pertenecen al género neutro que forman el plural añadiendo la terminación -er también añaden umlaut. Sin embargo, esta descripción tiene demasiadas excepciones como para llamarla "regla".

Esto tampoco nos da una respuesta satisfactoria al porqué el umlaut ocurre, además del hecho que no todas las palabras con umlaut son plurales de sustantivos.


*


Por esta razón os prefiero plantear el tema desde otro punto de vista: ¿Qué tienen en común todas las palabras con umlaut?


Planteándonos esta pregunta, podemos crear dos claros grupos de palabras con umlaut.

El primer grupo vendría a ser el de las palabras de origen extranjero.

Aquí no hay mucho que explicar. Palabras introducidas en la lengua que no son originarias del alemán mismo, que por razones ortográficas o sonoras, la adaptación alemana contiene umlauts. Un claro ejemplo sería el nombre de la ciudad de Egipto: Ägypten, en donde el nombre original en latín, Ægyptus, ha sido "alemanizado" convirtiendo Æ en Ä por razones fonológicas.

El segundo grupo, o lo que vendría a ser la razón original sobre la existencia del umlaut, es el de las palabras derivadas.


Aquí es donde la cosa se pone interesante. De esta forma, podemos subdividir el grupo en dos subgrupos:

- Palabras derivadas en general. Esto incluye adjetivos/adverbios, verbos, preposiciones, otros sustantivos (esto incluye plurales) y comparativos/superlativos.

- Ciertas formas en la conjugación de algunos verbos y algunos infinitivos.


En este punto hemos dado con lo que yo llamo la Regla de Oro del Umlaut: (Dejando a un lado las palabras de origen extranjero) solamente palabras cuyo origen se encuentra en en otras palabras germánicas llevarán umlaut.


Echémosle un vistazo a un par de ejemplos antes de continuar. A continuación os listo unas cuantas palabras con umlaut y cuál es su origen (notad como las palabras de origen no contienen umlaut):

Füße ("pies", plural)           →   Fuß ("pie")
Gäste ("invitados", plural)  →   Gast ("invitado")
Bär ("oso", sustantivo)       →   *brunaz (Proto-germánico para "marrón")
Rücken ("espalda", sustantivo)   →   *hrugjaz (Proto-germánico para "espalda")
Gemüse ("verdura", sustantivo)   →   Muos (Alto alemán antiguo para "comida")
Tür ("puerta", sustantivo)   →   Turi (Alto alemán antiguo para "puerta")

Fährt ("él/ella viaja", verbo conjugado)    →   Fahren ("viajar", infinitivo)
Bäckt ("él/ella cocina", verbo conjugado)    →   Backen ("cocinar", infinitivo)




Una vez estamos donde hemos llegado, podemos concluir que la atribución del umlaut a ciertas palabras no es aleatorio, sino que parece haber una razón por la cual les añadimos umlaut. Dicha razón debe de estar ligada con el hecho de que una palabra sea derivada de una otra.

Todavía no tenemos una respuesta clara al porqué estas palabras necesitan umlaut cuando no todas las palabras que provienen de otras palabras germánicas tienen umlaut.

Sin embargo, como habéis visto más arriba, para encontrar la palabra originaria sin umlaut, debemos recurrir al alto alemán antiguo o incluso al proto-germánico. A partir de aquí podemos encontrar lo que todas estas palabras tienen en común.


*


Aquí es donde encontramos lo que andábamos buscando todo este tiempo. La verdadera razón porqué el umlaut ocurre.

Palabras derivadas en el alto alemán antiguo o proto-germánico formadas con la vocal anterior [i⁠] / [iː] (o la semivocal [j] en el caso de verbos) mutarían la primera sílaba, en el caso que ésta tuviese una vocal posterior,  transformándola en una vocal anterior.

Dicho simple, si una palabra derivada en alto alemán antiguo o proto-germánico tiene una A, O o U, y por el proceso de derivación se le añade una I o J, la primera vocal se convertiría más adelante en Ä, Ö o Ü en el alemán que conocemos hoy.

Echándole un vistazo a la etimología de cualquier palabra con umlaut en alemán es suficiente para encontrar la palabra predecesora con I o J. Un par de ejmplos serían:

Füße ("pies")    →   plural de Fuß ("pie"), en alto alemán antiguo *fuoz / *fuozi
Männer ("hombres")    →   plural de Mann ("hombre"), en alto alemán antiguo *mann / *manniz
Hören ("escuchar")    →   en proto-germánico *hauzjaną
Gänse ("gansos")    →   plural de Gans ("ganso"), en alto alemán antiguo *gans / *gansiz
Füllen ("llenar")    →   en proto-germánico *fullijaną



Trans indagar y descubrir el misterio de los umlauts, tenemos una clara explicación a la hora de explicar de dónde vienen. Ahora bien, todavía nos queda una última pregunta - ¿Porqué la vocal anterior I (o la semivocal J) hicieron mutar las vocales posteriores que les predecían?

Para esta pregunta no tenemos ninguna respuesta, desgraciadamente. He encontrado un par de personas en Internet que especulan que quizás se trate de una harmonía vocal del alemán. Otras personas dicen que se trata simplemente de una mutación vocálica.

Aunque no hay prueba definitiva para decidir quién está en lo cierto, cuando comparamos este fenómeno del alemán con otras lenguas germánicas como el inglés o el islandés, todo apunta a una simple mutación vocálica.


*


Con esto, espero que el misterio alrededor de los umlauts en alemán sea menos misterioso y que, cada vez que veáis un umlaut, no penséis que está ahí por ninguna otra razón que para hacernos la vida más complicada, sino que probablemente se trata de una palabra derivada en cuyo origen podíamos encontrar una I o J.






Antes de terminar esta entrada, me gustaría compartir con vosotros un par de curiosidades que encontré mientras indagaba sobre este tópico:


  • La palabra "für" (preposición "para") es la única palabra de origen germánico que tiene umlaut pese a que la palabra originaria no tuviese una I o J. La palabra proviene de "vor" (preposición "ante"), habiéndole sido añadido un umlaut simplemente porque la palabra se desarrolló con esa pronunciación. Casos similares, pero no del todo, son los números fünf (5) y zwölf (12).
  • Existe un grupo pequeño de palabras que, pese a que se pronuncien con umlaut, no se escriben con umlaut. Esto se debe probablemente a que el significado de dichas palabras se ha separado bastante de su significado original. Algunas palabras en este grupos son: Fertig (proviene de "Fahrt"), Aufwenden (proviene de "Aufwand") y Eltern (proviene de "Alt").




Y hasta aquí la entrada de hoy de la serie Historia de las Lenguas.

2 comentarios: