sábado, 8 de diciembre de 2018

Historia de las Lenguas | Sobre el Bajo Alemán (Parte II)

Porque la información en español sobre el bajo alemán (que no es lo mismo que el idioma alemán) es tremendamente escasa. Segunda (y más densa) parte.




Empecemos recordando un pequeño detalle que apareció en la entrada previa: la Línea de Benrath.

Esa extraña línea que separa Alemania en dos. Al norte de la Línea de Benrath, encontramos dos lenguas, el Alemán y el Bajo Alemán; al sur, ni rastro del Bajo Alemán.

Entremos en más detalle echándole un vistazo al siguiente mapa:



En el mapa vemos dos líneas, la de Benrath y la de Speyer. Para evitar confusiones, hay que ser muy exacto con los términos, así que tomaos todo el tiempo que necesitéis para entender la siguiente explicación antes de continuar leyendo.

  • En las zonas en amarillo (al norte de la Línea de Benrath) encontramos los dialectos del Bajo Alemán.
  • En las zonas en azul (entre las líneas de Benrath y de Speyer) encontramos los dialectos del Alemán Central, que a su vez es un dialecto del Alto Alemán.
  • En las zonas en verde (al sur de la Línea de Speyer) encontramos los dialectos del Alemán Alto, que a su vez es un dialecto del Alto Alemán.


A primera vista puede parecer confuso debido a los nombres, pero por eso mismo aquí os dejo un gráfico muy simple que he hecho:

A lo que comúnmente llamamos “Alemán” es lingüísticamente llamado “Alto Alemán”. Los dialectos de éste (el Alemán Central y el Alemán alto), así como la Línea de Speyer, los podemos dejar a un lado por el momento, pero volveremos a ellos más adelante.

Una cosa importante a mencionar antes de continuar es el hecho que tanto el Bajo Alemán, como el Alto Alemán se constituyen de dialectos básicamente.

Cuando decimos “Bajo Alemán”, nos referimos a un conjunto de dialectos hablados al norte de la Línea de Benrath. No existe un Bajo Alemán “genérico” o “estándar”.

De igual forma, cuando decimos “Alto Alemán”, nos referimos a un conjunto de dialectos hablados al sur de la Línea de Benrath. En este caso, sí que existe un Alemán Estándar, pero ése de por sí es un tema bastante complicado, así que lo dejaremos para otra entrada.

Con esto aclarado, centrémonos ahora en el Bajo Alemán, su fonología y qué es lo que le diferencia del Alto Alemán.





La fonología es el mayor rasgo distintivo del Bajo Alemán, en comparación con el Alto Alemán, y es el factor clave que separó ambas lenguas del Antiguo Alto Alemán.

El Antiguo Alto Alemán es el predecesor del Bajo Alemán y del Alto Alemán. Esto quiere decir que hubo un punto en la historia de ambas lenguas en que éstas eran consideradas una misma.

Pero con el tiempo, un fenómeno llamado la Segunda Mutación Consonántica Germánica causó la creación de dos lenguas distintas.



Como el nombre indica, se trata de una mutación o cambio en la fonología de la lengua que afectó a los sonidos consonánticos.

La mutación consonántica afectó mayoritariamente a los dialectos del sur de la Línea de Benrath:
  • Los dialectos al sur de la Línea de Speyer sufrieron todos los cambios y dieron lugar a los nuevos dialectos del Alemán Alto.
  • Los dialectos entre la Línea de Benrath y la Línea de Speyer sólo sufrieron algunos cambios y dieron lugar a los nuevos dialectos del Alemán Central.
  • Los dialectos al norte de la Línea de Benrath sufrieron mínimos cambios y dieron lugar a los nuevos dialectos del Bajo Alemán. 


Puesto que los dialectos al norte de la Línea de Benrath no participaron (en su mayor parte) en la mutación consonántica, podemos ver como el Bajo Alemán y otras lenguas germánicas al norte de esta línea comparten semejanzas consonánticas, como por ejemplo el Inglés o el Neerlandés.





La mutación consonántica se dio lugar en tres distintas fases o etapas. Existe también una cuarta etapa, pero ésta es un poco diferente a las demás y no entraremos tanto en detalle:
  1. Las consonantes oclusivas sordas /p/, /t/ y /k/ se convierten en las fricativas /f/, /s/ y /x/. La mayoría de estos cambios ocurren a final de sílaba.
  2. Las mismas consonantes oclusivas se convierten en las africadas /pf/, /ts/ y /kx/ en la mayoría del resto de casos. 
  3. Las consonantes oclusivas sonoras /b/, /d/ y /g/ se convierten en su contraparte sorda /p/, /t/ y /k/. 
  4. /θ/ y /ð/ de las lenguas germánicas continentales son reemplazados por /d/ en todos los casos. 


Estas fases ocurrieron de forma diferente en las distintas zonas del territorio que hoy es Alemania, creando así los dialectos mencionados previamente:
  1. Todos los dialectos al sur de la Línea de Benrath y de la Línea de Speyer sufren la primera mutación.
  2. Algunos dialectos al entre la Línea de Benrath y la Línea de Speyer, así como todos los dialectos al sur de la Línea de Speyer sufren la segunda mutación.
  3. Solamente los dialectos al sur de la Línea de Speyer sufren la tercera mutación.   



Como podemos observar, los dialectos al norte de la Línea de Benrath no sufrieron ningún cambio con la mutación consonántica.

De esta manera, la distinción entre los dialectos del norte (que ahora pasan a llamarse Bajo Alemán) y  los demás dialectos (que ahora pasan a llamarse Alto Alemán) es tan grande que son considerados lenguas distintas.

Veamos algunos ejemplos del vocabulario del Bajo Alemán, comparados con el Alto Alemán y el Inglés:
  • maken (BA) / machen (AA) / make (I) / hacer (E) : Aquí vemos como tanto el Bajo Alemán y el Inglés retienen el sonido /k/ mientras que el Alto Alemán tiene el sonido /x/ (escrito como "ch") (Primera Mutación).
  • Appel (BA) / Apfel (AA) / apple (I) / manzana (E) : Aquí, de igual modo, tanto el Bajo Alemán y el Inglés retienen el sonido /p/ mientras que el Alto Alemán lo reemplaza por /pf/ (Segunda Mutación).
  • Mudder (BA) / Mutter (AA) / mother (I) / madre (E) : Aquí el Bajo Alemán retiene el sonido /d/ mientras que el Alto Alemán lo reemplaza por /t/ (Tercera Mutación). Como extra, también podemos observar como el Inglés (lengua germánica no continental) retiene el sonido /ð/ mientras que el Bajo Alemán y el Alto Alemán lo reemplazan por /d/ y /t/ respectivamente (Cuarta Mutación)



Estos cambios, como os podéis imaginar, no se llevaron a cabo de la noche a la mañana, sino que tardaron cientos de años.

También cabe destacar que, con la creación de una lengua estándar para el Alto Alemán, puede parecer un poco complicado localizar los cambios consonánticos en la lengua alemana moderna, pues ésta contiene influencias de ambos dialectos mayores del Alto Alemán, así como también del Bajo Alemán. Pero eso lo dejaremos para otra entrada futura.



Y hasta aquí la segunda entrada de esta serie. Si tenéis dudas o queréis saber más sobre el tema, no dudéis en dejar un comentario y os atenderé encantado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario