jueves, 27 de noviembre de 2014

Reseña | La Mansión, de E. M. Forster


 La Mansión,
de E. M. Forster


Simplemente conectados...





Cuando las hermanas Schlegel, Margaret y Helen, conocen a los Wilcox, éstos invitan a la menor (Helen) a pasar unos días en Howards End, una gran mansión.

Helen, durante su estancia en la mansión, se enamora del hijo menor de los Wilcox, Paul, y le escribe una carta a su hermana para hacérselo saber. Sin embargo, a causa de esto, se produce un malentendido entre las familias y, por consecuente, un distanciamiento entre éstas.
Al cabo de un tiempo, los Wilcox se trasladan cerca de donde las Schlegel viven y la relación entre ambas familias se recupera, e incluso se mejora.






La Mansión, también conocido como Howards End, es una famosa novela de Edward Morgan Forster, considerada por muchos como la obra maestra del autor.

La novela transcurre en una casa solariega cercana a Londres. Mediante un argumento muy sencillo, el autor narra el encuentro, la atracción y el rechazo, y , por último, la definitiva mezcla de sangre e ideas entre los Schlegel y los Wilcox. Margaret Schlegel, intelectual y libre, desprovista de todas las convenciones de la clase media británica, se casará con Henry Wilcox, prototipo del hombre de empresa agresivo y práctico, para quien la cultura es un simple ornamento. Surge así el conflicto entre la voz irracional, indefinible, de los sentimientos y el repudio impuesto por los convencionalismos sociales. El acercamiento entre dos familias tan opuestas provocará alegrías y tristezas, ilusiones y desengaños, hasta desembocar en una imprevista tragedia que, no obstante, encierra ya el futuro equilibrio.

Esta novela consta de 44 capítulos enumerados, divididos en 373 páginas.








Ficha del libro

Título: La Mansión
Título original: Howards End 
Autor: Edward Morgan Forster
Género: Novela
Editorial: Planeta (Colección Infinito)
Tapa dura: Sí
Primera edición: 1975
Idioma: Español
ISBN: 84-320-6277-4

E. M. Forster, por Dora Carrington



Opinión personal


Una novela con un argumento simple, pero con un desarrollo magnífico, unos personajes bien retratados y un narrador perfecto.

En La Mansión, el autor nos muestra, principalmente, a dos familias, los Schlegel y los Wilcox. Está presente la clara oposición entre el intelectualismo de la primera y el materialismo de la segunda. Se puede decir que en esta novela se muestra una crítica hacia el poder social de la sociedad inglesa de la época (La Mansión fue escrito en 1910).
La escritura del autor es simplemente impecable, y de una forma fluida, nos muestra lo que hacen sus personajes a través de un narrador omnipresente. Pero es que también, - y esto fue un aspecto que me agradó mucho - hace que el narrador se burle, en cierta manera, o critique a los personajes; nos ayuda, también, a entender a los personajes, a saber qué piensan o a entender el porqué de sus actos. Siempre, eso sí, con ese toque de humor especial, a veces irónico.

En mi opinión, una gran novela. Me enganchó desde el principio, y al final, me dejó con ganas de volverla a releer. Simplemente perfecta y recomendable al 100%.








Adaptación cinematográfica por James Ivory (1992):

  

2 comentarios: