viernes, 26 de mayo de 2017

Cuentos de medianoche #11 | El amor de Hilda


Cuentos de medianoche #11 | El amor de Hilda


Algo estaba a punto de ser apartado. Quién me iba a decir, que nada estaba garantizado. Los buenos momentos. Eso sobretodo no lo estaba. Aun así, el hecho de estar sentado en aquel lugar me hacía sentir seguro. No sé si era allí dónde tenía que estar, tampoco quiero saberlo. Lo importante es que era allí dónde me gustaba estar. Me gustaba, pero con el tiempo nació dentro de mí esa sensación. ¿Cómo describirla? Era como masticar astillas.

Ahora miro atrás y veo que, en realidad, fue un gasto de tiempo inútil estar a su lado. Todo el mundo hablaba y yo, sin saberlo, estaba allí confinado. Jugando. Ellos continuarían murmurando a mis espaldas y yo continuaría riéndome. Gritando. Jugando.

Caí en su trampa. Me hizo creer que dentro suyo aún había algo de esperanza. Me río ahora de mí mismo. Iluso. Estaba muerta. Pero yo no pude, no podía ver más que las tres paredes de aquella estancia. Me gustaba estar allí a pesar de la forma en que me trataba. Una pieza de basura. Eso es lo que yo era según ella. Pero era su basura. Me hizo ver que me amaba. Yo la amé más pues. Se reía de mí. Se reía siempre. Me río. Ahora me río de mí mismo. Que asco. Me estaba rompiendo. Me destrozó. Quedé hecho pedazos por dentro. Nunca me recuperé. Por eso, aún hoy sigo roto. Y por esa miseria me sigo riendo.

Le dije que me parara. No quiso. Era ella quien quería que continuase. Me lo hacía saber. Y aunque yo hiciese siempre lo que ella quería, seguía siendo su pieza de basura. Pero me amaba. Me lo dijo. Aunque no literalmente. Todos sabemos que sus labios estaban llenos de polvo por algo. Siempre me he preguntado cuando fue la última vez que dejó soltar un suspiro por esa boca tan bella.

Perdí la noción del tiempo. No sé cuándo, pero sé que en algún momento, estando con ella, perdí lo poco de humano que había en mí. Si eso ocurrió justo cuando mi alma se rompió en mil pedazos, no lo sé. Sería lo lógico, quizás. Aunque también es posible que lo perdiese antes de que eso pasara. Lo cierto es que dentro de ella ya no había nada de humano cuando la conocí. Tuve que haber sabido verlo, me habría ahorrado tanto.

Después de todo. Me gustó mientras duró. Como ya he dicho, es lo que ella quería. Y lo que yo quería. Pues si ella estaba conforme con ello, feliz estaba yo.

Y es que cuando hube acabado, ella empezó a murmurarme al oído lo que le gustaba estar conmigo. Aun así, no paraba de recalcarme que yo era una pieza de basura. Que le daba pena. Y se reía. Se reía de mí. En mi cara. Tal era el desprecio, que no se molestaba ni tan solamente en mover un simple músculo de su cara. Si hubiese tenido, claro; pues ya no tenía. Pero ella se reía. Me lo hacía saber. Podía escuchar tan claramente sus carcajadas. Pero me amaba. También me lo decía cada dos por tres.

Y después ellos continuaban murmurando a mis espaldas y entonces era yo el que continuaba riéndose. Gritando. Riéndome. Gritándome a mí mismo. Riéndome de mismo.

*

Primer día de noviembre, 1971. Zona identificada a las afueras de Trøjborg, distrito Aarhus N. Enviamos a tres de nuestras unidades junto a dos pertenecientes a Christianbjerg. Procedimos a colocar pequeños explosivos en las bisagras de la única puerta de entrada al búnker para podernos abrir paso. Dentro es hallado un hombre de identidad desconocida además de los restos de lo que parece indicar que fue una persona. El hombre parecía haber perdido el juicio. Los restos habían sido colocados sobre una rudimentaria mesa de aluminio. Diferentes utensilios de cocina, así como aparatos electrónicos no identificados son encontrados esparcidos sobre la mesa de aluminio y por el suelo. Debido al estado de los restos humanos, es imposible su identificación. Todo apunta a un caso de canibalismo. Durante el transcurso de los próximos tres días procederemos a interrogar al sujeto encontrado con vida en la estancia. 

♠ Fin

miércoles, 24 de mayo de 2017

Novedades en la Estación | Nuevo rincón dedicado a la fotografía


Hace poco inauguré una nueva sección dedicada a la fotografía. El caso es que no me acababa de convencer la idea. Publicar entradas únicamente con fotografías, las cuales ya las había publicado con anterioridad en mi cuenta de Instagram, se me hacía un poco pesado. 

Yo quería una página en el mismo blog dedicada a las fotografías que tomo. Pero no sólo eso. Las quería en un mapa, porque también me gustan los mapas. Y pues eso es lo que he conseguido hacer. 

Si os dirigís al menú de arriba o al de a mano derecha, veréis la pestaña Fotografía. Ésta os llevará a una página en la cual encontraréis el mapa fotográfico y, justo debajo de éste, las últimas fotografías en forma de cuadrícula. 




La parte chula es que en el mapa podéis acercaros para ver los lugares exactos de donde tomé las fotografías. 




Pinchando sobre una imagen en cuestión, se abrirá una página nueva que os llevará a la imagen original en Instagram, en donde la podréis ver mejor. 

*

Por ahora, estas novedades aun no las he adaptado para la vista desde móvil del blog, pero no tardaré en implementarlo.

martes, 23 de mayo de 2017

Música | 「 Interment 」 | Cover


Aquí mi más reciente cover, Interment, en español, EntierroLa canción original es de Joerung. Espero que os guste.

Interment




Aquí os dejo la traducción de las letras al inglés, hecha por Hazume no Yume:


Interment

Wrenched out
of some nondescript bodies,
loving each other to the point of madness,
we stick out our tongues.

Accompanied with the sensation
of clinging on to some defiled corpses,
we start shaking
from a half of loneliness.

“Not yet, not yet, not yet, not just yet.”
Unsteadily, I swayed.
Tingling, stinging, prickling, smarting,
comes the shining light.
Round and round and round and round,
it twists and turns in my chest.
Thus I shall become one with you in our bones.

From the extremity of incompletion
comes a voice seemingly on the verge of crumbling.
At some point, it overspilled.
So I licked it.

It looks like the bereaved family
can still keep their hands clean, free of sin.
Taking away the pain,
just a little bit…

“I love you, love you, love you, love you.”
Staggering, I collapsed.
I’ve killed it, killed it, killed it, killed it.
It’s sinking into the sea.
Deeply, mercilessly,
stabbing these very hands of mine.
Thus I shall become one with you in the sea.

“Loathed by one.”
“Loathed by one.”

“Not yet, not yet, not yet, not just yet.”
Unsteadily, I swayed.
Tingling, stinging, prickling, smarting,
comes the shining light.
Round and round and round and round,
it twists and turns in my chest.
Thus I shall become one with you in love.

Become one with you.


miércoles, 17 de mayo de 2017

Reseña | Bettý, de Arnaldur Indriðason


  Bettý,
de Arnaldur Indriðason


«Ten cuidado con Bettý.

¿Te engañará a ti también?»




Desde mi celda pienso en ella, en Bettý, tan bella, tan libre...

Se me acercó en aquel congreso para decirme cuánto le había gustado mi conferencia.
¿Quién se habría resistido?
¿Y luego? ¿Qué pasó? No quería ese trabajo ni esa relación.
Debería haber detectado las señales de peligro.
Debería haber entendido mucho antes lo que pasaba.
Debería, debería, debería...

Recuerdo toda nuestra historia desde la primera mirada y descubro lamentablemente cómo mi culpabilidad parece indiscutible, pero sé que no soy culpable.





¿Podría alguien haberse negado a los deseos de una mujer como Bettý? Probablemente nadie podría haberse resistido a ella, nadie podría haberse negado a todas y cada una de sus proposiciones. Desde el momento en que aparece una mujer así en tu vida ya nada vuelve a ser igual. Con Bettý es inevitable caer en un universo de sensualidad, pasión y también perversidad como jamás nadie había soñado.

Si Bettý entra en tu vida, ya nada volverá a ser lo mismo. Ella es una mujer de una belleza única. Y también posee algo más. Una mujer de las que no se olvidan nunca, de las que saben lo que quieren y a las que no puedes responder con un no. Por una mujer como ella cualquiera podría llegar a cometer una locura.






Sobre el autor y su obra

Arnaldur Indriðason (Reykjavík, 1961) es historiador, periodista y escritor. Trabajó durante veinte años para Morgunbladid, el diario más importante de Islandia.

En 1997 publicó su primera novela, Hijos de polvo (Synir duftsins), la primera de la serie del Inspector Erlendur Sveinsson. Hasta el día de hoy, ha escrito 15 novelas pertenecientes a la serie del Inspector Erlendur y otras 5 novelas independientes. En 2006, su novela Las Marismas (Mýrin) fue llevada a la gran pantalla, a manos del director Baltasar Kormátur.

En 2013 escribió Pasaje de las Sombras (Skuggasund), novela que se llevó ese año el  VII Premio RBA de Novela Negra.

Arnaldur Indriðason
 fue ganador del VII Premio RBA de Novela Negra en 2013 con Pasaje de las sombras.



Ficha del libro

Título: Bettý
Título original: Bettý 
Autor: Arnaldur Indriðason
Género: Novela negra
Editorial: RBA
Tapa dura: Sí
Páginas: 231
Año: 2017
Primera edición: 2003
Idioma: Español
Idioma original: Islandés
Traductor: Fabio Teixidó
ISBN: 978-84-9056-772-2





Opinión personal 

Antes de dar mi opinión sobre el libro, debo aclarar que es muy difícil hablar sobre esta obra sin revelar detalles importantes de la trama. Por eso mismo, esta reseña será bastante breve y no entraré en detalles en respecto a los personajes y la trama. 

Empezaré diciendo que Bettý no es como las demás obras de Arnaldur. No lo digo ni para bien, ni para mal; simplemente es diferente. Bettý no la catalogaría dentro de la típica novela negra islandesa o nórdica, a la cual el autor nos tiene ya acostumbrados (Codex Regius es un caso a parte). Aunque curiosamente, al igual que con Codex Regius, el narrador en Bettý es en primera persona.

Bettý, como iba diciendo, no es la típica novela que nos esperaríamos de manos de Arnaldur. Ésta es, por así decirlo, más americana que islandesa. Aquí no nos topamos con la estructura de que hay un caso a resolver, se indaga sobre el pasado y volvemos al presente con unas respuestas. No, en Bettý es un tanto distinto. Continuamos teniendo ese paralelismo de historias, como es habitual con Arnaldur, pero esta vez es la misma persona quien narra ambos hilos. Además que, desde ya bien temprano en la novela, uno puede adivinar cómo acabará la historia. La gran diferencia aquí está en que en Bettý nos centramos más en el desarrollo de los personajes y su vida personal para entender a los personajes mismos y la situación en que todo acabará.

Y he aquí el punto en que Bettý se aleja de las demás obras del autor. En Bettý la historia se centra casi exclusivamente en entender a los personajes y lo que van viviendo. El final no importa, ya lo podemos predecir. Inconscientemente nos dejamos llevar por donde el autor quiere que vayamos. Y esta capacidad de Arnaldur para guiarnos, es lo que nos llevará, ya en la segunda mitad de la novela, a lo que algunos llamarán giro argumental. Yo prefiero llamarlo factor sorpresa, pues, después de todo no da un giro a la trama, sino que nos sorprende. Así de simple. Y es que se trata de esas sorpresas que te harán parar la lectura y querer volver a empezar a leer la novela desde el principio para poder ver de qué manera hemos podido caer en tal engaño.

Los principales temas que se tratan en Bettý son dos, la manipulación y el amor. También la moral y el sentimiento de culpa son temas recurrentes. Además, como es de costumbre en varias novelas de Arnaldur, en Bettý también está el factor violencia doméstica, aunque esta vez solamente sirve para darle aun más peso a la manipulación y el amor. Cuando hablamos del personaje de Bettý, hablamos de una femme fatale o mujer fatal, una mujer que utiliza sus encantos y la sexualidad para manipular y aprovecharse de los demás de una manera fría y despiadada.

La manipulación de Bettý, sus patrañas y mentiras, excusas y trampas, son tan reales que las vivimos con quien nos narra la historia. Y de igual modo también somos, en todo momento, conscientes de esa manipulación, aunque debido a los encantos de Bettý, veremos que no es tan fácil salir de sus redes.

Antes de acabar, me gustaría citar unas líneas del libro en las cuales se hace una clara referencia al libro El hombre del lago, del mismo autor. Tranquilos que no revelan nada de la trama.

«Creo que Lárus lo había llamado Sigurður. Cuando llegué, creo que estaban hablando de un tal Erlendur y el hallazgo de un esqueleto en el lago Kleifarvatn»

No le daría mucha importancia al dato, si no fuese que Bettý fue publicado originalmente en el año 2003 en Islandia (a pesar de que para los hispanohablantes haya tardado catorce años), mientras que El hombre del lago (bajo el título islandés Kleifarvatn) era publicado un año después, en 2004 (en tierras hispanas, en 2010). Un pequeño guiño del autor hacia su, por aquel entonces, próxima novela de la serie Erlendur Sveinsson.


Y bueno, para acabar solamente diré que Bettý es un gran libro. Con una historia que se aleja completamente de lo que son las novelas negras islandesas y un final previsible, pero con unos personajes inmejorables. Además de esa manera en que el autor nos mantiene engañados hasta la segunda mitad de la novela, para soltarnos la verdad y dejarnos completamente impactados. Un libro del cual yo, que no soy persona de cine, estaría totalmente encantado de ver una adaptación a la gran pantalla.


9'5/10




Información adicional 




Otras reseñas de obras de este autor en el blog 



martes, 16 de mayo de 2017

Traducción | El Ägir enterrado | Leyendas de Frisia Septentrional

Leyendas y cuentos de Frisia Septentrional es un libro publicado por la editorial Husum en 1988 como un recopilatorio de cuentos e historias de dicha región.


Historias que fueron pasadas de generación en generación de manera oral desde tiempos inmemorables, pueden encontrarse en este libro, pequeño en tamaño, pero de gran valor. Figuras mitológicas como el llamado Ekke Nekkepenn u Hombre de las Aguas, los gigantes, las sirenas o los duendes y gnomos, entre otros, son sólo algunos de los personajes que podemos encontrar entre sus páginas. Y no nos olvidemos de Rungholt, la Atlántida del mar del Norte, o de los fuegos fatuos y las brujas y fantasmas. 

Estas historias se encuentran no solamente en alemán (antigua ortografía), sino que también en bajo alemán y en frisio septentrional. Y debido a la inexistencia de traducción alguna al español, he decidido traducirlas yo mismo.


*


Hoy os traigo la traducción de la leyenda número 47, «El Ägir enterrado». Antes de empezar a leerlo, me gustaría aclarar que en el original se refiere al Wassermann u Hombre de las Aguas. El Wassermann también es denominado Ägir (del nórdico antiguo Ægir, Mar). El término Wassermann o Ägir en el norte de Alemania se usa para referirse a un dios de los mares, presumiblemente con apariencia similar a la de un hombre. 

Ilustración de un Hombre de las Aguas
(Siglo XVII)

La idea de que existan un único Wassermann o varios depende del lugar. En la isla de Sylt, por ejemplo, se habla de Ekke Nekkepenn como sinónimo de Wassermann o Ägir; mientras que en otros lugares del norte de Alemania se habla de los Wassermänner (plural de Wassermann), uno de los cuales era Ekke Nekkepenn de Sylt. 

Comparando el Ägir con figuras mitológicas de otras culturas, podemos hablar del Poseidón y el Tritón griegos o, en su variante femenina, las ninfas y las nereidas. En la mitología romana, de raíces griegas, encontramos a Neptuno. En las leyendas de los pueblos eslavos también podemos encontrar un equivalente al Ägir, los Vodyanoy, también conocidos como Wodjanoi o Vodník (de la raíz eslava вод-, Agua), cuya contraparte femenina es la Rusalka. Alejándonos un poco ya, tenemos al Kelpie (de etimología incierta, aunque atribuible al gaélico), de la mitología celta, el cual es un espíritu del agua capaz de cambiar de forma, aunque normalmente tome la de un potro.  

*

Paisaje típico con dunas en la isla de Amrum, Frisia Septentrional.

«El Ägir enterrado», pues, es una antigua leyenda cuyo fin, independientemente de su veracidad, es explicar el origen de las dunas de arena de las playas del norte de Alemania. 


*



47. El Ägir enterrado



Antaño, en Frisia Septentrional, fue arrastrado a la orilla un cadáver de aspecto singular. Los lugareños lo recogieron, lo depositaron en un ataúd y lo enterraron junto a sus propios muertos. Pero ya desde entonces había algo que no era correcto. El mar se puso furioso, irrumpía desenfrenado y se tragaba inmensas masas de arena. Era una arena fina, suelta, que pronto sería secada por el sol y  arrastrada por el viento de la tormenta hacia la tierra. Se trataba de una terrible calamidad. Prados, brezales, campos y tierras fueron cubiertos de arena. 
¿Qué es esto? Se preguntaban entre ellos ¿Qué hemos hecho para merecer tal cosa? ¿Y de qué manera podemos poner fin a estas tormentas de arena?
A esto que un sabio hombre dijo: Escuchadme. Es muy probable que el muerto que habéis enterrado en vuestro cementerio sea en realidad un Ägir, y como éste no puede volver al agua, viene el agua misma a llevárselo consigo. Tal y como vosotros le habéis enterrado a él, entierra el mar ahora vuestros campos y tierras con arena. Por eso, debéis abrir la tumba y mirar si el muerto tiene el pulgar en la boca. Si así es, se trata de un Ägir y deberéis llevarlo rápidamente al mar, en caso contrario, vendrá él mismo a por el Ägir!
Todos dieron la razón al sabio hombre y procedieron a abrir la tumba y el ataúd. Allí encontraron realmente que el muerto, allí acostado, estaba chupándose el pulgar. Lo pusieron a toda prisa en un carro, el cual era tirado por dos bueyes. Con la cola levantada, arrearon dirección al mar y allí se despeñaron juntamente con al muerto. 
Así se fueron las inundaciones de agua y de arena, mas las dunas que las tormentas habían levantado, permanecieron allí y allí aun están. 

*

lunes, 15 de mayo de 2017

Reseña | Asesinato en el dique, de Klaus-Peter Wolf


  Asesinato en el dique,
de Klaus-Peter Wolf


13 cortas novelas criminales



Trece nuevas narraciones, que no solamente tienen lugar en Frisia Oriental, dejan pasar el verano, como si de un vuelo se tratase. Ya sea que Ann Kathrin Klaasen se vea envuelta en un extraño caso de suicidio o que Rupert quiera, otra vez, resolver un caso por su propia cuenta - estas narraciones de la mano del escritor bestseller de Frisia Oriental, Klaus-Peter Wolf, son lecturas magníficas para leer a ratos en la playa.






Un divertido y ligero ramillete con los colores del verano, hecho de pequeñas piezas maestras.
(Elisabeth Höving, westen.de)

*

Una comisaria criminal con un círculo de fans como una estrella de pop




Sobre el autor y su obra

Klaus-Peter Wolf (12 de enero, 1954 en Gelsenkirchen) es un escritor y guionista independiente. Ha escrito muchas novelas para jóvenes y para adultos. Su experiencia como guionista en televisión le ha proporcionado grandes éxitos.

Ha recibido numerosos premios, entre los cuales destaca el Premio Rocky 1996 a la mejor película para la pequeña pantalla por el guión de ''Niños perdidos''. Se realizó también una película para televisión basada en ''Bola de fuego'', novela de acción e intriga.

Sus libros se han traducido a doce lenguas y de ellos se han vendido más de ocho millones de ejemplares en todo el mundo.





Ficha del libro

Título: Asesinato en el dique
Título original: Mord am Deich 
Autor: Klaus-Peter Wolf
Género: Novela / Relatos
Editorial: Fischer
Año: 2016
Idioma: Alemán
Idioma original: Alemán
ISBN: 978-3-596-03635-6





Opinión personal 


Buscando nuevos autores de novela criminal que leer, me topé con el famoso libro Ostfriesenschwur de Klaus-Peter Wolf. Tenía miedo a que éste no me gustase, pues la sinopsis no me acababa de convencer del todo, pero quería leer a este autor que acababa de descubrir. Una encargada de la librería me recomendó que empezase leyendo Asesinato en el dique, pues era una buena forma de conocer el estilo de las obras de Klaus-Peter Wolf, así que me decanté por éste antes que por su novela estrella.

Asesinato en el dique, a diferencia de las demás obras del autor, es una recopilación de pequeños relatos o historias de temática un tanto variada. Por una parte, algunas de las historias están protagonizadas por personajes famosos de sus otras novelas, como Ann Kathrin, Weller o Rupert, y son supuestamente más fieles al estilo de novela policíaca de dichas novelas; mientras que por otra parte tenemos otros relatos en que el autor se deja llevar más por la fantasía.

La lista de relatos o historias es la siguiente:

Asesinato en el dique o Caso claro
(Mord am Deich oder Klarer Fall)

El ritual de Frisia Oriental
(Das ostfriesische Ritual)

La oportunidad
(Die Chance)

El demonio
(Der Dämon)

La confesión
(Das Geständnis)

Encuentro de antiguos alumnos mortal
(Mörderisches Klassentreffen)

El alma de las cosas
(Die Seele der Dinge)

El hombre lobo
(Der Werwolf)

Fiesta de Frisia Oriental - Rupert y la fiesta de los perdedores
(Ostfriesenfete – Rupert und die Loserparty)

El deseo
(Der Wunsch)

Metálico
(Metallic)

Tom

El guarda del portón
(Der Wächter des Tores)


Comentarlos todos y cada uno de los relatos se haría eterno, además de que me sería imposible no hablar de ellos y soltar spoilers. Por eso, preferiré hablar sobre mi impresión de todos los relatos en general.

Aunque los relatos sean anunciados como cortas novelas criminales, hay que tener en cuenta que no todas se clasifican dentro de este género. Al menos yo no las clasificaría así. Ciertos relatos son, se puede decir, místicos, misteriosos,llenos de fantasía. Esto me pareció bastante sorprendente, en el buen sentido, pues rompió con la monotonía de la novela criminal, a la par que el autor nos muestra su gran capacidad para escribir sobre otros temas completamente ajenos a lo que esperamos de él.

Algo que realmente me gustó es la brevedad de los relatos y la ligereza con que uno los lee. Claro hay algunos relatos (mucho) más largos que otros, pero la mayoría son bastante cortos, de esos que uno puede leer en una hora como mucho. De esta manera, la lectura de Muerte en el dique es una lectura que puede ser intercalada con otra, de una forma muy amena. Yo me estaba leyendo Nordseespuk, de Tilman Spreckelsen, pero nadie me quitaba esa horita diaria en que me leía un relato de Muerte en el dique.

En resumen, Muerte en el dique es un buen libro de relatos para ser leído a ratos. Estos relatos, además, son de lo más variados y sorprendentes, incluso emocionantes, me atrevería a decir.

Muerte en el dique me ha gustado y me ha dejado un buen sabor de boca y con ganas de leerme alguna novela del autor. 


Mi valoración: 7/10




domingo, 14 de mayo de 2017

IMM #6 | Adquisiciones recientes


Hacía siglos que no hacía un In My Mailbox, así que aquí traigo la sexta entrada de la sección más abandonada del blog. 

Como normalmente simplemente voy adquiriendo libros silenciosamente y los voy leyendo sin reseñarlos la mayoría, pues es por eso la poca utilidad de esta sección. Y eso sin contar que se me están acumulando mis libros por leer y me estoy privando de comprar más...Pero bueno, haré el esfuerzo de revivir los IMM, empezando por hoy.


Libros adquiridos recientemente


#1 | Nisioisin - Death Note - Antother Note : The LA BB Murder Cases





Realicé la compra a Wordery, librería online con precios muy baratos y envíos internacionales rapidísimos. Además, ¡incluyeron ese simpático marcapáginas!


#2 | Arnaldur Indriðason - Bettý


¿Hace falta que vuelva a repetir mi pasión por las novelas de Arnaldur?
He aquí la última novela traducida al español de mi autor de novela negra preferido. Mi emoción al encontrarlo en la librería fue extrema.



*

Otras adquisiciones


#1 | Apple - Apple Watch Black Space Stainless Steel




¡Otro de los mágicos productos de la Manzana! Esta vez, el famoso Apple Watch.
Tras un par de días usándolo, solamente puedo decir cosas positivas sobre él.


*

martes, 9 de mayo de 2017

Cuentos de medianoche #10 | Los hijos de las cucarachas


Cuentos de medianoche #10 | Los hijos de las cucarachas


Camina sin parar. Siempre caminó y siempre caminará. La pasarela es muy estrecha. No se puede permitir un paso en falso. ¿Qué es lo que hay más abajo? Se asoma por la derecha. Por la izquierda. No ve nada. Pobre. Tan oscuro está todo que, cuando mira hacia los lados, se marea. Pierde el ritmo y se tambalea. Sus piernas amenazan con fallar y dejarle caer a lo desconocido. Ese vacío. Hacia dónde se dirige, qué estará buscando, te debes preguntar.

Conforme avanza, pasito a pasito, van apareciendo unos focos de luz que le acechan por ambos lados. Tiene la esperanza de que su luz le muestre mejor el camino. Mas sin embargo todos los haces de luz coinciden en su cara. Le ciegan aun más. Pobre. Además, por si fuera poco, los focos caminan siguiéndole el ritmo. Se han convertido en una parte suya. Y por eso tiene miedo ahora de abrir los ojos. Intenta abrirlos y enfrentarse a lo que hay delante suyo, pero le lloran. Continúa caminando. Ciego. Conforme avanza, van apareciendo seres a su alrededor. Se le asemejan, aunque no son sus iguales. Bestias. Insectos. Qué más dará. Cerdos. Que emiten sonidos despreciables. Aves carroñeras que chillan desesperadas. Son sus espectadores ahora. Y hay millones de ellos. Le observan. Le gritan. Le intentan hablar. Le quieren convencer. Le quieren hacer ver lo que es. Y lo que no es. En realidad solamente buscan sus restos. Dan asco. De lo poco que le queda. Quieren alimentarse de eso. No merecen ser llamados seres. Ellos son los restos de la creación. Aquello que sobró al formar el mundo en donde vivimos ahora mismo. No les puede ver, pues está cegado. Con taparse los oídos bastaría, no les escucharía, podría ignorarlos, piensas tú. Patrañas. Esas cucarachas se las ingenian para meterse dentro de su cabeza. No le dejan en paz. Ni le dejarán. Dan asco. Pobre. En el fondo les tiene miedo. Mucho miedo. Es una cosa que tiene bien interiorizada.

Cuando las voces se cansan. Cesan en su cabeza. Fuera de ésta hay paz también. Los focos se apagan. Entonces puede aprovechar. Se puede recostar sobre la pasarela. Con mucho cuidado de no caer. Puede dormir un rato. Descansar.

Se despierta al cabo de unas horas y se pone en pie. Vuelve a emprender su camino. Interminable camino. Pero su camino. Es suyo únicamente. Y por eso sabe que volverá a pasar lo mismo que pasó ayer. Ya sabe con qué se encontrará en su travesía. Pobre.

*

Avanza y avanzará. Con una sonrisa pintada en su rostro con la más débil de las pinturas. No sabe qué es lo que está persiguiendo. Lo que busca. Pero sí que sabe una cosa. Sabe que va tras alguna cosa que no puede ser encontrada. Por suerte, por dentro está roto en mil pedazos. No tiene alma. Sin esperanzas no hay decepciones, piensa. Y tú sigues preguntándote que dónde estará. Adónde irá. Qué buscará.  Aun cuando no es tú. Cállate. Su voz no puede ser oída, pero la tuya sí. Y hace daño. Aprende de su experiencia, nunca obtuvo una respuesta y esa es la respuesta a todas y cada una de sus dudas. Metiéndote en su vida solamente te convierte en otro espectador. En una cucaracha.

*

Un día se levanta de nuevo. Y sabe que no habrá ninguna luz que le ciegue. Ninguna voz que le haga llorar. Incluso tú te has ido. Ha encontrado la claridad en su oscura realidad. Aun así, sigue caminando. Y seguirá caminando. Buscando una razón que no puede ser encontrada. Tras algo que no podrá hallar. Se encuentra en un estado de paz neutral. Una especie de limbo. Y nunca podrá salir de éste, pues es eterno. Después de todo, se trata de un círculo. Porque, si existe un ser todopoderoso, éste podría venir y observar la escena desde cualquier otro ángulo. Éste vería lo imposible de ver. Vería que nuestro personaje está caminando en círculos. Pobre. Y lo peor no está en que a nadie le importa su existencia. Lo peor es el hecho de que ni a él mismo le importa su propia existencia. 

♠ Fin