jueves, 21 de septiembre de 2017

Booktrailer de „La hija del Sol Artificial“


Aquí os traigo el booktrailer de “La hija del Sol Artificial” hecho por la editorial Círculo Rojo. ¡Espero que os guste!





Más información sobre el libro pinchando sobre la portada:



jueves, 7 de septiembre de 2017

Música | Cover de "Two of a kind (Brood Arrange)" | GHOST





Aquí os dejo mi más reciente cover. ¡Espero que os guste!



Créditos:

  • Original by: GHOST feat. Otomachi Una
  • Original Arrangement by: Brood feat. Nekomura Iroha (https://youtu.be/Z7nmmug1F5w)
  • Cover by: Coll
  • Vocals: AVANNA
  • Mixing: Coll
  • Lyrics: GHOST
  • Music & Video: Brood
  • VSQx by: Tobio

domingo, 30 de julio de 2017

Sorteo Goodreads | 2 ejemplares de "La hija del Sol Artificial" autografiados





Goodreads Book Giveaway

La hija del Sol Artificial y otros relatos by Jörn Coll

La hija del Sol Artificial y otros relatos

by Jörn Coll

Giveaway ends September 05, 2017.
See the giveaway details at Goodreads.
Enter Giveaway





¿Qué se sortea? 
2 ejemplares en físico de "La hija del Sol Artificial" autografiados más un marcapáginas por ejemplar.

¿Cuándo empieza y cuándo acaba el sorteo?
El sorteo comienza el 5 de agosto y finaliza el 5 de septiembre.

¿Quién puede participar?
Cualquier persona registrada en Goodreads y que sea residente de España.

¿Cómo se elige a los ganadores?
Goodreads elige a los ganadores al azar de entre la lista de participantes.




Primero que todo, me gustaría disculparme por organizar el sorteo a nivel nacional español únicamente. Dado que los ejemplares son enviados desde España y éste es el primer sorteo que organizo, he decidido hacerlo de esta manera. 

Sin embargo, tengo en mente organizar otro sorteo entre los países hispanohablantes en América. Eso sí, siempre y cuando este primer sorteo salga bien y mucha gente se apunte!

Dicho esto, ¡os animo a participar a todo aquel que le interese! ¡Y mucha suerte a los participantes!

lunes, 24 de julio de 2017

Música | Traducción de "Plumaje" (FAUN)


Andaba escuchando canciones de mi lista de favoritos cuando me topé con esta canción de FAUN, un gran grupo alemán de música folclórica.

Federkleid (Plumaje en español) es una canción folk que salió por estas mismas fechas el año pasado y que, si todavía no la habéis escuchado, no sé a qué estáis esperando, pues es magnífica.

La canción pertenece al álbum "Midgard", al cual os recomiendo mucho echarle un vistazo si estáis interesados en el género.



Como siempre, debajo del videoclip os dejo las letras originales en alemán y después mi traducción al español. Abajo del todo, encontráis las notas de traducción.




Federkleid (Texte von FAUN)


Über die Heide, im ersten morgendlichen Schein
Ziehen die Vögel, wo mögen sie wohl morgen sein
Ich folge dem Rauschen der Schwingen in das stille Moor
Uralte Lieder dringen aus den Nebeln vor

Komm und fliege mit uns fort!
Lass den Wind dich tragen
Weit fort von diesem Ort!
Komm und flieg so hoch du kannst
Lass uns die Himmel jagen
Im Tanz!

Nebel wie Seide streifen meine Haut so kühl
Weiter und weiter, wo find ich meiner Sehnsucht Ziel
Ich schließe die Augen und mir sprießt ein Federkleid
Schon spür ich den Wind und mache meine Flügel weit

Komm und fliege mit uns fort!
Lass den Wind dich tragen
Weit fort von diesem Ort!
Komm und flieg so hoch du kannst
Lass uns die Himmel jagen
Im Tanz!

Die Himmel in dir, wie kann ich sie wissen, kann sie sehn
Wir tanzen im Fluge wie Sterne, die ihrer Wege zieh`n

Komm und fliege mit uns fort!
Lass den Wind dich tragen
Weit fort von diesem Ort!
Komm und flieg so hoch du kannst
Lass uns die Himmel jagen
Im Tanz!

Plumaje [1] (Traducción por mí)

Sobre la landa, en el primer brillo matinal
Migran los pájaros, quién sabe dónde estarán mañana
Sigo el sonido de las alas en el tranquilo pantano
Antiguas canciones atraviesan la niebla

Ven y vuela lejos con nosotros
Déjate llevar por el viento
Muy lejos de este lugar
Ven y vuela tan alto como puedas
Persigamos al cielo
Mientras bailamos

Nieblas como seda rozan mi piel, tan frías
Más y más, donde encuentro el destino de mi anhelo [2]
Cierro los ojos y me crece un vestido de plumas [1]
Ya siento el viento y despliego las alas

Ven y vuela lejos con nosotros
Déjate llevar por el viento
Muy lejos de este lugar
Ven y vuela tan alto como puedas
Persigamos los cielos
Mientras bailamos

Los cielos en ti, como puedo conocerlos, puedo verlos [2]
Bailamos en el vuelo como estrellas que trazan su camino

Ven y vuela lejos con nosotros
Déjate llevar por el viento
Muy lejos de este lugar
Ven y vuela tan alto como puedas
Persigamos al cielo
Mientras bailamos



Notas de traducción:
  • [1]: Pese a que la palabra quiera decir "Plumaje", cabe destacar que traduciéndola literalmente queda como "Vestido de Plumas". Una simple aclaración para admirar lo bonitas que son algunas palabras compuestas en alemán.
  • [2]: Tanto puede ser entendido como una oración afirmativa, como una oración interrogativa. Yo lo he traducido por la primera. 

viernes, 21 de julio de 2017

La hija del Sol Artificial ya está disponible para su adquisición


Tras tanto tiempo, el libro “La hija del Sol Artificial y otros relatos” ya está disponible para ser adquirido. ¡Supongo que ya os imaginaréis lo contento que estoy!

Por el momento, solamente está disponible la versión física en Amazon.es, en este mismo blog y en algunas librerías de Barcelona; pero conforme pasen los días el rango de lugares donde encontrarlo irá creciendo. A partir de agosto, estará también disponible en la página de Círculo Rojo.



En la página dedicada al libro en este mismo blog, podéis encontrar un capítulo de muestra del libro además de la sinopsis, ISBN, lugares de venta y toda la información necesaria.

También podéis adquirir el libro en esa misma página, mediante Paypal. Si os decidís a comprar el libro y os decantáis por esta opción de compra, recibiréis un marcapáginas del libro.


Aunque por ahora sólo el libro en físico está disponible, también llegará dentro de poco en versión digital.


Y eso es todo por ahora.

domingo, 9 de julio de 2017

sábado, 1 de julio de 2017

Traducción | Explicándole mi depresión a mi madre, de Sabrina Benaim


Hace poco que me he cruzado con este poema de Sabrina Benaim, titulado "Explicándole mi depresión a mi madre", y he sentido, no la necesidad, sino la obligación de compartirlo. 

Desconozco si ya existía una traducción al español antes de la mía en esta entrada, pero igualmente lo he traducido. 

El poema nos sitúa en una conversación entre una persona que sufre de depresión y su madre. Ésta intenta hacer entender a la madre cómo es vivir con depresión. Lo que se siente, lo que se duele, lo que se sufre. Sabrina Benaim nos muestra en palabras lo difícil que es la depresión para el que la padece. Un poema de lectura obligatoria. 

*

Aprovecho para haceros saber que el día 8 de agosto de este 2017 saldrá a la venta el libro Depression and Other Magic Tricks (Depresión y otros trucos de magia), de Sabrina Benaim, en donde se incluye "Explicándole mi depresión a mi madre".

*

Dicho todo, os dejo aquí un vídeo en donde Sabrina Benaim interpreta su poema y justo debajo el poema mismo en inglés original y mi traducción al español.





Explaining My Depression to My Mother: A Conversation
by Sabrina Benaim

Mom, my depression is a shape shifter.
One day it is as small as a firefly in the palm of a bear,
The next, it’s the bear.
On those days I play dead until the bear leaves me alone.
I call the bad days: “the Dark Days.”
Mom says, “Try lighting candles.”
When I see a candle, I see the flesh of a church, the flicker of a flame,
Sparks of a memory younger than noon.
I am standing beside her open casket.
It is the moment I learn every person I ever come to know will someday die.
Besides Mom, I’m not afraid of the dark.
Perhaps, that’s part of the problem.
Mom says, “I thought the problem was that you can’t get out of bed.”
I can’t.
Anxiety holds me a hostage inside of my house, inside of my head.
Mom says, “Where did anxiety come from?”
Anxiety is the cousin visiting from out-of-town depression felt obligated to bring to the party.
Mom, I am the party.
Only I am a party I don’t want to be at.
Mom says, “Why don’t you try going to actual parties, see your friends?”
Sure, I make plans. I make plans but I don’t want to go.
I make plans because I know I should want to go. I know sometimes I would have wanted to go.
It’s just not that fun having fun when you don’t want to have fun, Mom.
You see, Mom, each night insomnia sweeps me up in his arms dips me in the kitchen in the small glow of the stove-light.
Insomnia has this romantic way of making the moon feel like perfect company.
Mom says, “Try counting sheep.”
But my mind can only count reasons to stay awake;
So I go for walks; but my stuttering kneecaps clank like silver spoons held in strong arms with loose wrists.
They ring in my ears like clumsy church bells reminding me I am sleepwalking on an ocean of happiness I cannot baptize myself in.
Mom says, “Happy is a decision.”
But my happy is as hollow as a pin pricked egg.
My happy is a high fever that will break.
Mom says I am so good at making something out of nothing and then flat-out asks me if I am afraid of dying.
No.
I am afraid of living.
Mom, I am lonely.
I think I learned that when Dad left how to turn the anger into lonely —
The lonely into busy;
So when I tell you, “I’ve been super busy lately,” I mean I’ve been falling asleep watching Sports Center on the couch
To avoid confronting the empty side of my bed.
But my depression always drags me back to my bed
Until my bones are the forgotten fossils of a skeleton sunken city,
My mouth a bone yard of teeth broken from biting down on themselves.
The hollow auditorium of my chest swoons with echoes of a heartbeat,
But I am a careless tourist here.
I will never truly know everywhere I have been.
Mom still doesn’t understand.
Mom! Can’t you see that neither can I?

*

Explicándole mi depresión a mi madre: Una conversación
por Sabrina Benaim / traducción por Coll

Mamá, mi depresión es un cambiaformas.
Un día es una pequeña luciérnaga en la palma de un oso,
El otro, es el oso.
En esos días me hago la muerta hasta que el oso me deja en paz.
Yo llamo los días malos: “los Días Oscuros.”
Mamá dice, “Intenta encender algunas velas.”
Cuando yo veo una vela, veo la carne de una iglesia, el parpadeo de una llama,
Chispas de una memoria más joven que el mediodía.
Yo estoy de pie junto a su a su ataúd abierto.
Es ese el momento en que aprendo que cada persona que he llegado a conocer morirá algún día.
Además, mamá, no me preocupa la oscuridad.
Quizás es eso parte del problema.
Mamá dice, “Yo pensaba que el problema era que no podías salir de la cama.”
No puedo.
La ansiedad me retiene como su rehén dentro de mi casa, dentro de mi cabeza.
Mamá dice, “¿De dónde viene esa ansiedad?”
La ansiedad es el tío que viene de fuera que la depresión se sintió obligada a traer a la fiesta.
Mamá, yo soy la fiesta.
Sólo yo soy una fiesta en la que no quiero estar.
Mamá dice, “¿Porqué no intentas ir a fiestas de verdad, ver a tus amigos?”
Claro, yo hago planes. Hago planes pero yo no quiero ir.
Hago planes pues sé que debería querer ir. A veces sé que me habría gustado ir.
No es tan divertido pasárselo bien, cuando no quieres pasártelo bien, mamá.
Ya vés, mamá, cada noche el insomnio me recoge en sus brazos, me mete en la cocina junto a la débil luz de la estufa.
El insomnio tiene esa manera romántica de hacer que la luna parezca la mejor compañía.
Mamá dice, “Intenta contar ovejas.”
Pero mi mente sólo puede contar razones por las que estar en vela;
Así que voy a dar paseos; pero mis rótulas tartamudas suenan como cucharas de plata retenidas en fuertes brazos con muñecas sueltas.
Suenan en mis oídos como torpes campanas de iglesia recordándome que soy una sonámbula en un océano de felicidad en el que no puedo bautizarme.
Mamá dice, “Ser feliz es una decisión.”
Pero mi felicidad está tan vacía como un huevo pinchado con un alfiler.
Mi felicidad es una fiebre alta a punto de romper.
Mamá dice que yo soy  muy buena haciendo algo de nada y sin reparos me pregunta si tengo miedo de morir.
No.
Yo tengo miedo de vivir.
Mamá, estoy sola.
Creo que aprendí, cuando papá se fue, a cómo hacer de la ira soledad —
El estar sola en estar ocupada;
Así que si te digo, “He estado súper ocupada últimamente,” me refiero a que me he quedado dormida viendo Sports Center en el sofá
Para evitar plantarle cara al lado vacío de mi cama.
Pero mi depresión siempre me arrastra de vuelta a mi cama
Hasta que mis huesos son los fósiles olvidados de una ciudad esqueleto hundida,
Mi boca un campo de huesos de dientes rotos por morderse a ellos mismos.
El vacío auditorio de mi pecho se desvanece con ecos de un latido de mi corazón,
Pero yo soy una turista despreocupada aquí.
Nunca conoceré realmente todos los lugares en donde he estado.
Mamá todavía no lo entiende.
¡Mamá! ¿No puedes ver que yo tampoco?

viernes, 23 de junio de 2017

Noticias en la Estación | Optimizada la versión de móvil

Hoy me alegra anunciar, que por fin he optimizado la versión móvil de la Estación del 24.

*

Os presento la

Estación del Veinticuatro 2.0




Debido a que las visitas provenientes de teléfonos móviles suponen una gran parte de las visitas totales de la página, decidí actualizar la vista móvil de la Estación del 24

Más que nada, porque soy consciente que obligar a estos usuarios a usar la vista de escritorio en su teléfono móvil es una gran tortura.


Hace algunas semanas que ya intenté abordar el tema e hice algunos cambios menores. Pero no ha sido hasta ahora que me he puesto con ello en serio. 

*

Los cambios que he realizado en esta actualización son los siguientes:
  • Mejoras en el diseño
  • Adición de la lista de páginas bajo la cabecera (Hasta ahora sólo era accesible la página principal)
  • Adición del widget de Seguidores
  • Adición de una barra de búsqueda
  • Adición de mi perfil blogger


Por el momento, solamente he podido comprobar que todo funciona correctamente en el navegador Safari de iOS 11, no he probado con ningún móvil Android o Windows Phone, pero en teoría todo debería de funcionar correctamente.

Cualquier cosa extraña u opinión al respecto, no dudéis en contactar conmigo.

miércoles, 21 de junio de 2017

Traducción | La casa del bosque | Cuentos de Frisia Septentrional

Leyendas y cuentos de Frisia Septentrional es un libro publicado por la editorial Husum en 1988 como un recopilatorio de cuentos e historias de dicha región en alemán, bajo alemán y frisón.


*


Hoy os traigo la traducción del cuento número 104, «La casa del bosque» (Das Waldhaus).

A diferencia de las leyendas que aparecen en el libro, los cuentos, como podéis apreciar, son más largos. Aun así, son fáciles y ligeros de leer.

«La casa del bosque» es un cuento que, a lo que yo he interpretado, nos da a entender que no debemos de abusar de la suerte, de lo contrario, saldremos bastante escarmentados.

La manera en que la historia se desarrolla, me ha recordado bastante a uno de los Cuentos Checos (de Karel Jaromír-Erben y Bozena Nemcová). Aunque hace muchos años que los leí y ya ni tan solamente dispongo del libro en cuestión, recomiendo a cualquier persona que les eche un ojo, pues están muy bien y son muy originales.

Este cuento, como se especifica en el registro del libro, tiene su origen en el distrito de Südtondern (en danés, Sydtønder), la parte más norteña de Frisia Septentrional y que linda con Dinamarca.

Esta vez, me he tomado un poco más de libertad al traducir y me he permitido darle ese "toque de cuento" a la traducción. Pues, como es bastante común en los cuentos e historias de este tipo en Alemania del Norte, la narración suele ser muy directa y seca. Cosa que en alemán funciona, pero que en español queda un poco extraño. Como ejemplo, os traduzco literalmente las primeras líneas a continuación:

Hubo una vez un hombre que tenía tres hijos. Se llamaban Peter, Paul y Hans. Debieron hacerse al mundo y un año después, deberían volver a la casa de su padre. Éste vería cuál se había hecho más rico. 

Así que, para evitar una traducción así, he dado un poco de forma a la narración sin alterar el contenido:

Érase una vez un hombre. Éste tenía tres hijos, llamados Peter, Paul y Hans. Tuvieron que hacerse al mundo y, tras un año, volver con su padre. Lo que éste quería era ver quién de los tres conseguiría más riquezas. 

Lo que sí que he traducido tal cual, ha sido el final. Ese final, explicado de la manera en que lo está, es el más buen ejemplo del desenlace típico de un cuento alemán. 


*



104. La casa del bosque



Érase una vez un hombre. Éste tenía tres hijos, llamados Peter, Paul y Hans. Tuvieron que hacerse al mundo y, tras un año, volver con su padre. Lo que éste quería era ver quién de los tres conseguiría más riquezas.

Peter y Paul viajaron y viajaron y no se llevaron nada especial con tanto viaje. Hans, por otra parte, llegó a un bosque, en donde vio una luz. Se trataba de una casa en mitad del bosque y la luz provenía de su interior. Se acercó y observó por una ventana. Pudo ver tres pequeños cuencos con sopa sobre una mesa, y al lado de cada cuenco, una cuchara de plata. Entonces, decidió entrar a la casa. De cada cuenco, se tomó una cucharada a rebosar de sopa. Hans se propuso pasar la noche en aquella casa. Así pues, se escondió en un arcón que había en una habitación.

Cuando ya era medianoche, llegaron tres hombres a la casa. Primero se tomaron cada uno un bol de sopa y luego empezaron a hablar sobre lo que ocurría por el mundo.

—En la ciudad, allí han estado cavando durante años y todavía siguen sin encontrar agua—. Explicaba uno.
—Para eso me sé yo un buen consejo— dijo otro—. Justo en  medio de la plaza del mercado, ahí se encuentra una piedra con cuatro cantos. Tan pronto como ésta sea rota, empezará a emanar agua por doquier!
—Pero lo que sí que es triste— dijo otro, cambiando de tema— es lo de la hija del rey. La pobrecilla es ciega y ningún médico puede curarla. Y eso que el rey ha prometido mucho oro a aquel que sea capaz de devolverle la vista.
—Para eso me sé yo un buen consejo— dijo el mismo de antes—. En la escalera del desván, justo debajo del último escalón, se encuentra un mechón de pelo. Tan pronto como la hija del rey se frote con este mechón de pelo los ojos, podrá ver.

Después de tanto hablar, los tres hombres partieron de nuevo. Y Hans, escondido en el arcón, lo había escuchado todo. Así pues, por la mañana bien temprano, lo primero que hizo Hans fue salir a encontrar la ciudad, en donde no podían encontrar agua. No tardó mucho en dar con ella.
Nada más llegar, le preguntó a una mujer que había por la calle, si no le podrían dar un vaso de agua, pues se encontraba sediento.
—Lamentablemente no te podemos ofrecer— dijo la mujer—, ya que durante años hemos estado sin agua. Cavamos y cavamos y no encontramos aguas. Falta muy poco para que la gente se muera de sed.
—Bien pues— respondió Hans—, ¿qué estáis dispuestos a ofrecerme si os encuentro agua?
La gente del pueblo se ofreció a darle mucho oro a Hans si éste era capaz de encontrarles agua. Éste se dirigió a la plaza del mercado y, evidentemente, allí estaba la piedra con cuatro cantos. Así como la rompió, empezó a emanar agua en grandes cantidades. Tanta era el agua, que incluso corría por las calles de la ciudad. Hans obtuvo una gran cantidad de oro por su hazaña. Él estaba contento y la gente de la ciudad estaba feliz, pues ya tenían agua.

Así, Hans partió en búsqueda del rey, para ver si realmente sería capaz de curar a su hija. Cuando dio con el castillo, se presentó allí como oculista. Entonces preguntó que qué estaba dispuesto a dar el rey a aquel quien curase a su hija de la vista. A excepción de una gran parte de las riquezas reales, aquel que curase a la hija del rey podría quedarse con ella y ser el sucesor al trono.
No tardó en encontrar las escaleras al desván y pudo comprobar como, exactamente, debajo del último escalón se encontraba un mechón de pelo. Corrió con él en las manos hacia la hija del rey y se lo frotó en los ojos. E inmediatamente pudo ver la hija del rey. Así pues, Hans pudo casarse con la hija del rey y, como todavía tenía el oro que la gente de la ciudad le había dado, ya no era para nada pobre.

Pronto cumpliría un año ya, desde que Hans emprendió su viaje, y por eso él y su esposa viajaron juntos de vuelta a la casa de su padre. Viajaron en una calesa tirada por cuatro caballos. Cuando llegaron, Peter y Paul ya estaban allí, pero de la misma manera que cuando se fueron. Y así como Hans llegó con los cuatro caballos, como yerno del rey y con mucho oro, los demás no pudieron más que quedarse con la boca abierta.

Como es obvio, Hans tuvo que explicar todas las aventuras que había vivido. Y, en cuanto Peter y Paul escucharon sobre la casa del bosque, decidieron que irían a visitarla ellos también y a pasar la noche allí, como hizo su hermano.

Peter y Paul acabaron encontrando la casa en el bosque y en ésta que entraron sin dudarlo. Sobre la mesa, al igual que Hans había explicado, encontraron tres cuencos con sopa. Pero los dos hermanos eran tan comilones, que dejaron los cuencos vacíos. Acto seguido, encontraron el arcón del cual Hans les había hablado y allí que se escondieron.

A medianoche llegaron los tres hombres y, nada más entrar por la puerta, ya se dieron cuenta de que sus cuencos de sopa estaban vacíos.
—Ah— dijo uno—, alguien se nos ha comido la sopa... ¡Aquí debe de haber más gente!
—Y además— dijo otro— todas las cosas que hablamos el año pasado aquí, han sido llevadas a cabo por un desconocido!

Así pues, los hombres se pusieron a buscar por toda la casa. Como era de esperar, acabaron encontrando a Peter y a Paul en el arcón. Y los hombres les dieron una buena paliza hasta dejarlos muertos y después los echaron al bosque, a las bestias salvajes. 

*